PON DE TU PARTE – Paul C. Brown – Editorial

La gente que utiliza el mismo rasero del software propietario con el software libre, me irrita a morir. No le veo ningún sentido. Es como comparar el tocino con la velocidad. Ambas cosas son completamente diferentes, no en cuanto a funcionalidades, que, gracias al FSM, hace mucho que hemos superado las distancias en ese área; sino en lo que se refiere a la propiedad de sus activos.

En el primer caso, el propietario es un ente claramente definido, siendo la mayoría de las veces una empresa, y es su responsabilidad, la de la firma o corporación de turno, cumplir las expectativas del usuario, que para eso cobra. En el caso del software libre, los propietarios, en última instancia, somos todos, toda la humanidad. Eso es lo que se deduce de la definición de la propiedad del software establecida en sus licencias. Y, en ese caso, ¿quién es el responsable de que esté a la altura de tus necesidades? Tú mismo, yo, el vecino, todo el mundo. Mientras que en el software propietario hay claras fronteras entre el productor y el consumidor, en el software libre hay un continuo, una línea infinitamente divisible, donde todo el mundo es o debe intentar ser usuario y desarrollador (no necesariamente en el sentido de “programador”, ojo) en mayor o menor medida.

Para establecer en qué medida tienes derecho al pataleo cuando algún componente de software libre no es de tu gusto, has de plantearte en qué medida has contribuido al proyecto. Si nunca has sacrificado cinco minutos para rellenar un informe de error para los desarrolladores hardcore (los que han convertido el proyecto en su actividad principal); si nunca has colaborado ni con una sola línea de código, o ayudado a una traducir una interfaz, o corregido la documentación de una funcionalidad; y si nunca has donado 20 míseros euros al equipo de desarrollo de una aplicación que quieres que mejore; ahí tienes tu respuesta: 0 tareas asumidas, 0 derechos a quejarte.

¿Que si se puede criticar el software libre? Supongo, pero ya entramos en el reino de las opiniones, y mi valoración de las opiniones es como la de Harry “El Sucio”: son como los traseros – todo el mundo tiene uno. Antes de que lances tu ataque, recuerda lo que han hecho por ti los desarrolladores del kernel de Linux, del servidor web Apache, de los escritorios, de los suites ofimáticos y de los navegadores web, y luego piensa qué has hecho tú por cada uno de esos proyectos. Descubrirás una balanza muy desequilibrada en tu contra. Si sigues con ganas de criticar, recuerda que hacerlo es como criticarse a uno mismo: si crees que algo no es bueno… ¡Es software libre! Cógelo y mejóralo. Todo el mundo puede colaborar. Si no sabes en qué, averígualo antes de echar pestes. Puede que no te guste la comunidad / políticas / empresa [táchese lo que no proceda] de un proyecto. Pues para eso están los forks, como el fork de Ubuntu, Linux Mint; o el de Firefox, Iceweasel; el fork de KOffice, Calligra… podría seguir, pero seguro que ya pillas la idea.

¿Que tu proyecto tiene éxito? ¡Enhorabuena! Acabas de mejorar el software libre. Ocurrió cuando un grupo de usuarios y desarrolladores se escindieron de Sodipodi y fundaron el proyecto Inkscape – y parece que el fork de OpenOffice, LibreOffice, va por el mismo camino, quiero decir, el de superar a su predecesor.

Pero si no consigues que nadie te apoye ni adopte tu solución, entonces puede que no tuvieras razón en tus apreciaciones después de todo y el fallo esté en ti. En todo caso, lo mismo da: cuando quieras criticar el software libre, sé consciente de las consecuencias, que alguien siempre te podrá decir: “¡Pues hazlo tú mismo!” Y eso es algo que tendrás que asumir.

WWW.UBUNTU-USER.ES

Paul C. Brown

Director

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s